Psicof√°rmacos y Salud Mental  - Lugar Editorial

Psicof√°rmacos y Salud Mental

La ilusión de no ser

Formato 23 x 16 cm
264 p.
Edición :1a.
Año Pub :2008
ISBN :978-950-892-301-1

AR$160.00

comprar el libro
 
Formulario de compra

Completa el formulario y un operador de la editorial se estará comunicando contigo para hacerte llegar el libro

Reseña
El desarrollo de Salud Mental se sostiene en una √©tica que considera al sujeto del sufrimiento mental, su historia, su sensibilidad, su experiencia y su memoria, como la dimensi√≥n conflictiva de toda existencia humana y propone al sujeto una comprensi√≥n conjunta del malestar ps√≠quico, esto es, su participaci√≥n en el proceso de atenci√≥n. La consideraci√≥n del trastorno como enfermedad por parte de la psiquiatr√≠a positivista prescinde del sujeto e ignora el conflicto que expresa el s√≠ntoma, ya que √©ste ser√≠a solamente el signo de un trastorno en sus equilibrios cerebrales, proponi√©ndose por consiguiente suprimirlo a trav√©s del medio artificial del medicamento. Los psiquiatras se valen para esto de un nuevo valor cultural. Observemos la afinidad de estos anhelos de actuar a trav√©s de drogas sobre la vida emocional, el rendimiento f√≠sico, sexual, intelectual, agilizar la velocidad de los encuentros sexuales, vencer a los malestares y las impotencias de la existencia, que ha puesto en un primer lugar dos formas de consumo que responden a las mismas coordenadas: los psicof√°rmacos y las drogas il√≠citas. Esto es una producci√≥n de identidad social: del objeto al ser. Nos invitan por este medio a ser otro de lo que somos. Pero tambi√©n la direcci√≥n es inversa: del ser al objeto. Es decir, de transformar al ser en un objeto m√°s de consumo. Todos podemos devenir un objeto para ser utilizado, comprado, desechado. Se puede comprar sexo; se puede comprar ni√Īos u √≥rganos que no tenemos, o de los que queremos gozar, se compra a la polic√≠a, al pol√≠tico. Algunos hablan de producirse o de venderse bien, cuando en el af√°n de alg√ļn √©xito se muestran como siendo otros. Todo el consumo est√° ahora dirigido a generar la ilusi√≥n de que podemos ser otro de lo somos . Esta es la ilusi√≥n de no ser , ilusi√≥n de suspender la condici√≥n subjetiva que nos hace presente lo que somos y lo que vivimos. El autor analiza c√≥mo esta ilusi√≥n de no ser , aloja en sus entra√Īas un principio de autodestrucci√≥n, que Freud visualiz√≥ y denomin√≥ pulsi√≥n de muerte .