Boletín de Novedades
Subscríbase a nuestro boletín y reciba todas nuestras novedades.
Los buenos docentes - Lugar Editorial

Los buenos docentes

¿Cómo se forman y cómo forman?

Formato 23 x 16 cm
230 páginas
Edición :1ra.
Año Pub :2017
ISBN :978-950-892-531-2

AR$365.00

comprar el libro

Puedes ver Gratis parte del contenido del libro

hojear el libro
 
Formulario de compra

Completa el formulario y un operador de la editorial se estará comunicando contigo para hacerte llegar el libro

Reseña

En esta investigación se parte de la idea de que los conceptos y preceptos de la ciencia son ellos mismos productos históricos y, como tales, cambian en el curso del tiempo de la humanidad ya que están enmarcados en una situación general que incluye los valores, los supuestos implícitos del contexto sociocultural más amplio, de cuya influencia no pueden escapar. Desde esta perspectiva es posible plantear que el tema del buen docente está inscripto en el centro de múltiples tramas: políticas, sociológicas, psicológicas y también, por supuesto, de naturaleza educativa.

Este trabajo busca indagar en el impacto del estereotipo social del “buen docente” de escuela primaria. Se ha gestado ante la preocupación por “de-velar” qué se entiende por buen maestro en la comunidad educativa. El camino aquí propuesto, de relevamiento de las representaciones de buen docente, entendidas estas como conocimiento implícito que direcciona la acción, se considera un camino probable para poder pensar estrategias de mejora en materia de educación, aunque no se ignoran las múltiples perspectivas que la temática tiene.

En estas páginas se plantean las diferentes representaciones de la noción de buen docente en términos de metáforas. Es muy distinto pensar una representación en términos de “certeza” que hacerlo en términos metafóricos, desde donde algún sentido quedará iluminado, mientras otros se ocultarán. La metáfora abre significados al mismo tiempo que cierra otros. Es decir, el uso de la presentación metafórica tiene la intención de poner de manifiesto que se puede poner en juego una u otra perspectiva en función del objetivo que se persiga, lo que implica, en definitiva, relativizar la idea de verdad absoluta, típica del pensamiento moderno y, por lo tanto, excluyente e incompatible con cualquier otra. Es en tal sentido que la presentación metafórica problematiza nuestro pensamiento y, por ende, lo complejiza.