Conductas protectoras - Lugar Editorial

Conductas protectoras

Manual de prevención primaria de abuso sexual infantil y adolescente para madres, padres y docentes

Formato 23 x 16 cm
120 páginas
Edición :1ra.
Año Pub :2018
ISBN :978-950-892-548-0

AR$285.00

comprar el libro

Puedes ver Gratis parte del contenido del libro

hojear el libro
 
Formulario de compra

Completa el formulario y un operador de la editorial se estará comunicando contigo para hacerte llegar el libro

Reseña

El Abuso Sexual Infantil (ASI) es actualmente el mayor tabú sexual presente en nuestra sociedad a pesar de que las cifras diariamente denunciadas nos superan en el país.

No hace mucho tiempo que aparecieron los primeros programas preventivos de intervención educativa y social, focalizados en los niños/as, en padres y docentes, y en la sociedad en general. La experiencia indica que el ideal es una intervención interactiva entre los tres para lograr un resultado satisfactorio.

Este delito de gravísimas consecuencias en niños y niñas debe ser prevenido desde distintos ámbitos de la sociedad.

La propuesta de esta obra va más allá de las que suelen hacerse cuando se trata de prevenir riesgos. Es un campo que no solo deben prevenirse de forma conjunta o unitaria, sino en un contexto aún más amplio: el de la educación para el logro del desarrollo humano.

Para entender estas conductas sustentamos este aporte en la teoría de J. Money, “El mapa del Amor”, es decir, un modelo evolutivo que se origina con el bagaje prenatal en los primeros años de vida (1 a 5 años). Se completa hacia los 8 años, pero solamente se manifiesta en su plenitud después de la pubertad. Es un modelo que se forma en la mente o cerebro y nos proporciona una imagen única de amor, tan única, como nuestras huellas digitales. En ese modelo se proyecta la imagen de un amor idealizado con el que se fantasea a nivel romántico, erótico y sexual.

En óptimas condiciones prenatales y posnatales el denominado “mapa del Amor” se diferencia hacia los 8 años. Pero este mapa estándar puede ser sistemáticamente destruido por los adultos, ya sea por negligencia en cuanto a falta de información acerca de las conductas sexuales esperables a cada edad, como así también por cualquier situación de abuso sexual infantil.

Por lo tanto, la propuesta de transmitir conductas protectoras es un aporte a la comunidad, basada en la resiliencia del niño/a y en el aprendizaje de nuevas formas de defensa ante la posibilidad de ASI.